Un Muro en el corazón

En otras ocasiones te he hablado de las emociones atrapadas. Hoy me voy a centrar en el muro en el corazón. Las emociones son energía y si no se expresan se quedan atrapadas en partes de nuestro cuerpo.

Algunas de estas emociones crean un muro energético alrededor de tu corazón impidiendo que vivas tu vida sin corazas y mostrándote como tu eres.

¿Qué es un muro en el corazón?

Cada persona hace frente a situaciones incómodas de diferentes maneras. Algunas contraatacan, otras se retiran y otras se esconden para evitar el conflicto.

La mayoría tenemos la necesidad de protegernos ante un ataque. El corazón es tu centro y el subconsciente sabe que debe protegerlo.

De forma natural utilizamos expresiones como ” tengo el corazón roto” o “me duele el corazón”. Son la respuesta física a ese malestar emocional.

Las emociones por tanto son energía y esa misma energía se puede quedar estancada en el corazón debido a una fuerte tensión emocional.

El subconsciente por tanto crea una barrera o escudo energético alrededor del corazón con el fin de protegerlo evitando revivir de nuevo un sufrimiento.

¿Qué provoca tener un muro en el corazón?

Tener un muro en el corazón deja los sentimientos dormidos, no dispones de capacidad para sentir y compartir con los demás. Quieres pero no puedes. Buscas afecto pero eres incapaz de mostrar tus emociones por miedo a resultar herida de nuevo. Incluso te puedes sentir desconectada del resto.

Liberar ese muro en el corazón permite a la persona volver a ser ella misma. Dejar de lado el daño que le han hecho para poder seguir creciendo y disfrutando de la vida.

¿Cómo se libera un muro en el corazón?

Lo primero es permitirte sentir esas emociones para poder liberarlas y conocer que emociones son . Además de perder el miedo a sentirlas. El sentir da paso a la liberación y así a la conexión con tu ser.

Para poder acompañarte he creado mi programa desbloquea tu ser.

Dale al link y podrás ver toda la información. Para cualquier aclaración puedes contactar aquí.

Gracia por leerme.

¡Feliz día!

Irene Cordero. Terapeuta holística.