Los lazos karmicos también llamadas conexiones energéticas son uniones de energía entre una persona y otra.
Por esa unión se van pasando las emociones que sentimos del uno al otro y de la cual nos retroalimentamos.

Si son positivas perfecto pero si son negativas nos van a interferir en nuestra vida y no nos van a permitir poder desarrollarnos en plenitud y avanzar en nuestro camino.

Es importante poder recuperar esta energía que estas intercambiando de forma inconsciente para poder volver a ti y ser tú misma.

Cuando cargamos con la energía de otras relaciones ya sean compañeros del trabajo, familiares, relaciones sentimentales y no cortamos con este intercambio energético seguimos manifestando, recordando.

Siguen estando presente de manera negativa estas relaciones que no queremos.

Cuando sueltas y dejas ir de forma consciente, recuperas la fuerza vital perdida en ese intercambio y le devuelves a la otra persona lo que le pertenece.

De esta manera puedes cerrar un ciclo desde el amor, el perdón y desapegándote de lo que no te hace crecer. Dejando entrar lo nuevo.

¿En qué circunstancias es bueno hacer corte de lazos karmicos?

Cortar lazos karmicos te permite recuperar tu energía desde el perdón y el amor

Cortar lazos karmicos es beneficioso en situaciones como:

  • Superar separaciones traumáticas
  • Dejar partir a seres fallecidos
  • Superar traumas infantiles, cortando lazos con padres, madres, tíos, amigos, hermanos…
  • Conseguir nuevos propósitos, cortando los lazos de esas situaciones.
  • Obtendrás gran beneficio ya que te relacionarás con esa persona, situación de una manera más armoniosa.