Vivir desde la espiritualidad me acerca a mi corazón

Quiero explicarte que ha significado y significa para mí la espiritualidad en mi vida.

Antes de encontrarme en el lugar que ahora me encuentro, puedo decirte que no me conocía, no sabía que es lo que quería, que me movía ni que es lo que me hacía vibrar.

Vivía hacia fuera, sin mirarme, reprimiendo emociones, sin validarme, esperando que los demás me mostraran el camino.

Me sentía vacía en muchos aspectos y actuaba según lo que se esperaba de mí.

Mi primer encuentro conmigo y la espiritualidad fue a través del Reiki el cual me abrió un camino nuevo. 

Mi gran despertar


Pero mi gran despertar fue con mi primera lectura de registros akashicos. En ese momento, me di cuenta y sentí lo importante que es abrazarse, reconocerse, honrar mis dones.

Saber que quiero, quien soy y abrir un camino de autoconocimiento desde el alma y desde lo más profundo de mi ser.

Recuerdo que en esa primera lectura mis guías me dijeron que para poder ayudar a otros primero debía sanarme a mí misma.

En ese momento no lo entendí, pero ahora lo entiendo todo.

En estos 5 años ha sido un camino de trabajo interior, formación ( que todavía sigue) para de verdad poder acompañar a otras mujeres.

Cuanta razón tenían y como vibran ahora en mí esas palabras.

Cuanto más me reconozco, más me libero, cuanto más patrones rompo, más me libero.

Cuanto más perdono, más me libero, cuanto más honro mi vida y mis experiencias, más me libero.

Me libero, integro en mí, crezco y más me conecto con mi corazón, y es desde ahí cuando más puedo hacer por tí.

El trabajo en uno mismo es para toda la vida, pero cuando eres consciente de ti mismo y tomas las riendas de tu conciencia y de tus bloqueos es más difícil quedarte atrapada en el bucle. La recompensa es grande.