La enfermedad está considerada como algo profundamente negativo y malo.

Es cierto que estar o sentirse enfermo no es un proceso agradable. Pero yo te voy a dar otro punto de vista. Te voy a sacar del victimismo para poder hacerte partícipe y protagonista de ese mismo proceso.

¿Para qué enfermamos?

La enfermedad es un estado en el que la persona tiene la oportunidad de hacer un proceso interno y tomar consciencia del para qué ha enfermado.

El cuerpo representa físicamente los bloqueos, miedos, traumas, emociones olvidadas que se han acumulado con el paso de los años.

Ya pueden ser de esta vida, de otras vidas o de nuestro árbol familiar.

Exactamente, nuestro cuerpo físico y energético guarda y almacena toda esa información.  Dando cabida a una gran acumulación de energía que necesita que se le de voz.

Seguramente has escuchado la frase que lo explica perfectamente:

“El cuerpo habla lo que la boca calla”

La enfermedad como aprendizaje

Muchas de las enfermedades que se producen en el cuerpo no son casuales como cree la mayoría de las personas. Es algo que se ha ido creando durante mucho tiempo, incluso miles de años atrás.

Muchas veces cuando existe y se hace vigente la enfermedad en el cuerpo físico es porque existe una desarmonía hacia uno mismo. Existe una desconexión entre lo que pienso, siento y hago. Lo que es lo mismo una desconexión total de quien soy.

La enfermedad te da la oportunidad de aprender, de crecer y de transformarte. Y entender que es lo que te quiere mostrar.

De esta manera, puedes tomar conciencia de quien eres y seguir los dictados de tu alma.

Gracias por leerme. Un abrazo de luz.