Aquí te presento algunas de las opiniones de algunos de mis clientes que han pasado por manos que tocan tu alma.

Por mi parte mi gran profundo agradecimiento por vuestras palabras. Gracias a vosotros voy creciendo cada día. ¡Gracias de corazón!

 

En la búsqueda de mi camino espiritual, una búsqueda hacia mi yo, la vida me regaló a Irene en un momento en el que con tanta energía bloqueada me estaba ahogando en ella. Desde un primer contacto con ella se puede apreciar su corazón y luego en terapia se puede ver su valía y su conexión con el TODO que transmite. Nos hacemos más conscientes con el desbloqueo emocional, nos entendemos algo más y sumado con el reiki nos brinda esa paz que tanto ansiamos.
Muchas gracias Irene por todo, eres maravillosa y en tus sesiones das luz, antes, durante y después. GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

Virginia

Llegué a Irene por intuición porque vi su página en Facebook y al verla sentí que ella me podría ayudar.

Estaba atravesando un momento difícil por que hacía muy poco había perdido a un amigo muy especial de la noche a la mañana.

Durante las sesiones me sentí muy reconfortada y arropada.

Irene me ayudó a entender que la vida y la muerte van juntas de la mano.

Además me recomendó unas esencias de cuarzo que me ayudarían en el proceso para poder aceptar e integrar ese hecho en mi vida.

!Muchas gracias¡

Elena García

Me diagnosticaron un problema de tiroides hace un año.

Después de estar con medicación durante 6 meses, la analítica me había mejorado muy poco y la endocrina me comentó que quizás deberíamos empezar a plantear una cirugía de tiroides o una terapia con yodo radiactivo.

Como la idea no me gustó un pelo, contacté con Irene para ver si me podía ayudar.

Nunca había sido usuaria de este tipo de terapias y la verdad es que me quedé alucinada.

Finalmente, en la última analítica me salieron perfectos todos los parámetros que tenía descompensados y la endocrina ha descartado la cirugía.

Recomiendo a Irene totalmente, puesto que además de ayudarme con mi problema, es un persona que sabe escuchar y se implico en mi caso al 100% y no le puedo estar más agradecida.

Lidia Mateo

No conocía el sistema desbloquea tu ser. A pesar de mi escepticismo general , me pareció interesante y decidí probar de la mano de Irene.

Enseguida confié en ella y quedé asombrada con el nivel de detalle en las conclusiones y directa relación con momentos clave de mi pasado.

Desde que lo probé me siento mucho mejor. He notado una mejoría importante sobretodo en mi autoestima y eso se refleja en mi día a día.

Recomiendo la profesionalidad y entrega de Irene.

 

Helena Fondón

El programa me ha parecido muy positiva, me ha aportado mucho bienestar y realmente me ha ayudado a mejorar mis dolencias, que son principalmente dolor de espalda y estómago. Irene es todo corazón y una persona que transmite mucha tranquilidad. En todas las sesiones me he sentido muy agusto. Me he sentido muy acompañada en todo el proceso. Realmente mi experiencia ha sido muy buena. La recomiendo.

Sonia Retamero

Conocí a Irene a través de las redes sociales y me dio muy buenas sensaciones.La experiencia fue fantástica. De las sesiones sales renovada. He aprendido mucho de ello y me parece increíble como el cuerpo puede decir tanto con este método. Merece la pena. Irene es especial y te hace sentir muy bien. Lo recomiendo.

Mónica Tejeda

Lo más bonito de este proceso es que se asemeja mucho a entrar en una casa que ha estado mucho tiempo abandonada. Pero tras dar unos pocos pasos descubres que es lo que andabas buscando sin saber.
Te reconectas con tu inmenso potencial, empiezas a habitarte, a ser la mejor versión de ti misma. Aprendes a caminar con la confianza de saber que tú eres tu propio mapa.
Trabajando siempre desde el amor, comprendes, aceptas y dejas ir todo aquello que llevabas tanto tiempo cargando y te impedía avanzar, dando luz a todas aquellas cualidades y virtudes innatas que permanecen ocultas en nuestro ser.
Me he reconocido quizá por primera vez sintiéndome completa, empezando de nuevo para esta vez desde adentro, descubriendo que ahí estaba yo, esperándome. Muchas gracias Irene por acompañarme

Alba Marcos